¿Qué me costará ir al médico en el extranjero?

Es una pregunta que se hace todos los españoles, que salen al extranjero de vacaciones o de manera permanente.

Si tu viaje es fuera de la UE infórmate bien en tu embajada o consulado porque pueden tener regímenes especiales.

Si vas a ir de vacaciones a un país europeo lo primero que debes hacer  es solicitar la tarjeta sanitaria europea, lo puedes hacer vía telemática en este enlace. Yo acabo de hacerlo para mi próximo viaje a Francia y en 4 días ya la tenía en casa.

Con la Tarjeta Sanitaria Europea puedes recibir asistencia sanitaria, y solicitar el reembolso de los gastos, en las mismas condiciones que los ciudadanos del país en que te encuentres. Si el tratamiento que necesites es gratuito para los residentes del país, no tendrás que pagar nada. Si el tratamiento es de pago, puedes solicitar el reembolso al organismo nacional del país donde te encuentres o solicitar el reembolso a tu organismo asegurador cuando regreses a tu país.

Es importante señalar que es necesaria la tarjeta sanitaria si vas de vacaciones si quieres que te reembolsen los gastos médicos. De no tenerla serás derivado al sector privado dónde deberás abonar los servicios y no siempre serás reembolsado a tu vuelta a España. Los gastos se reembolsarán según las normas y baremos del país donde hayas recibido tratamiento. Es decir, te devolverán el coste total del tratamiento o tendrás que pagar la parte correspondiente al paciente, según las normas del país donde recibas la asistencia.

Si por el contrario tu estancia en un país de la Unión Europea es para meses o incluso años, la cosa cambia. Una buena idea es pedir igualmente la tarjeta sanitaria europea para estar cubierto mientras tramitas la sanidad del propio país. Yo tuve que esperar más de 3 meses a tener mi tarjeta sanitaria en Francia, el tiempo de la burocracia.

 

Una vez tengas todo en regla en el país de acogida infórmate bien de su modo de uso ya que en la mayoría de los países existe el copago. Nosotros os vamos a dar como ejemplo los dos países que mejor conocemos, Francia y Finlandia.

En Francia la seguridad social cubre el 60% de los gastos médicos, el otro 40% corre a cargo del paciente o de una mutua privada que debes contratar y pagar todos los meses. Esta última opción es la utilizada por la mayoría de los franceses porque un médico de cabecera son alrededor de 23€, un especialista entre 35-50€, pero en caso de hospitalización los gastos médicos pueden suponer miles de euros. Esta mutua a parte de cubrir los habituales gastos médicos que tenemos los españoles en la Seguridad Social, suele cubrir también, sesiones de fisioterapia, algunos medicamentos, dentista y financia parte del gasto de óptica.

El caso de Finlandia es aún más diferente del español ya que aún teniendo seguro privado se debe pagar la consulta del médico, que en el caso de los niños puede ir de 50€ a 70€. En los adultos lo normal es acudir al centro de salud, con horario hasta las 16h, para ser atendido por la enfermera que es la que te valora. Ella puede mandarte al médico si lo cree necesario. ¿El por qué? La consulta con la enfermera es gratuita y la consulta con el médico oscila los 15€.

Y por supuesto inscríbete en el registro de viajeros del Ministerio. 

 

Información completa en la web del ministerio